Pregunta / Respuesta

Patentes: por qué son imprescindibles para impulsar la investigación de nuevos medicamentos

Los derechos de propiedad garantizan que compañías farmacéuticas en todo el mundo se lancen a la incierta carrera de investigar medicamentos, que implica de media más de diez años y 2.500 millones de inversión

La concesión de patentes conlleva para las compañías la obligación de poner a disposición pública información relevante sobre el bien patentado, lo que favorece la aparición de nuevas investigaciones

1

¿Qué es una patente farmacéutica?

Las patentes farmacéuticas se enmarcan dentro de los derechos de propiedad industrial, que a su vez forman parte del régimen de propiedad intelectual. Son un conjunto de derechos concedidos por un Estado al inventor de un nuevo producto o tecnología farmacéutica para explotar en exclusiva la invención patentada, impidiendo a otros su fabricación, venta o utilización sin consentimiento del titular. Como contrapartida, las patentes se conceden a cambio de poner a disposición pública para su conocimiento el bien patentado.

2

¿Qué requisitos debe tener un producto para poder ser patentado?

Las patentes se otorgan sobre productos o tecnologías novedosas, que impliquen actividad inventiva y que sean susceptibles de aplicación industrial.

3

¿Qué tiempo de exclusividad otorgan las patentes?

Se conceden por un periodo de 20 años. Sin embargo, en el ámbito farmacéutico, el periodo que transcurre entre la presentación de una solicitud de patente para un nuevo medicamento y la autorización de comercialización de dicho fármaco, que incluye la fase de I+D y el tiempo que tarda la tramitación de la autorización (superior a los diez años de media), reduce la protección efectiva que confiere la patente a un periodo mucho menor.

4

¿Qué papel juegan las patentes en la innovación biomédica?

Ofrecen garantías a las compañías que investigan y desarrollan nuevos medicamentos de que, si uno de sus fármacos innovadores es finalmente aprobado y llega a los pacientes, contará con un periodo de exclusividad para tratar de recuperar la inversión realizada y generar recursos que puedan ser reinvertidos en nuevos proyectos de investigación.

5

¿Por qué son necesarias en el sector farmacéutico?

La protección industrial a través de las patentes es crítica para garantizar que en el próximo futuro dispongamos de nuevos medicamentos. Los derechos de propiedad garantizan que compañías farmacéuticas en todo el mundo se lancen a la incierta carrera de investigar medicamentos, que implica de media más de diez años, grandes costes (unos 2.500 millones de euros) y, sobre todo, alto riesgo (de cada diez mil compuestos analizados en investigación básica apenas uno llegará un día a ser un medicamento disponible).

6

¿Cómo consiguen las patentes fomentar la I+D farmacéutica?

Contribuyen al conocimiento científico, dado que cuando una compañía halla un potencial desarrollo y lo patenta hace público para toda la comunidad científica el conocimiento que le ha llevado hasta allí. Esto promueve la aparición de nuevos medicamentos para el tratamiento de las mismas patologías, que en ocasiones son terapéuticamente superiores al primero en aparecer, lo que aumenta las posibilidades de tratamiento de los pacientes.

7

¿Qué ha logrado el sistema de patentes en la producción de vacunas de la Covid-19?

En primer lugar, utilizar el conocimiento acumulado gracias a la inversión de décadas en investigación de medicamentos para aplicarlo al desarrollo de vacunas y lograr así dar con varias en menos de un año, un hito histórico.

En segundo lugar, gracias al sistema de propiedad industrial, las compañías farmacéuticas desarrolladoras de las vacunas han podido llegar a acuerdos con transferencia de tecnología con empresas de cualquier país del mundo que tuvieran capacidad de participar en la producción. Esto ha permitido triplicar en un año, y sólo para vacunas contra el coronavirus, la capacidad mundial de producción de vacunas.

8

¿Qué impacto tienen las patentes de la industria farmacéutica en España?

Según los datos de la Oficina Europea de Patentes, la industria farmacéutica fue en 2020, y por tercer año consecutivo, el sector industrial que más solicitudes de patentes presentó en España (190 patentes), seguido por la industria de tecnología sanitaria y el transporte. Las solicitudes de patentes farmacéuticas suponen el 10,7% del total de las presentadas en nuestro país, lo que le coloca a la cabeza de todos los campos tecnológicos.

© 2021 FarmaIndustria Todos los derechos reservados