Reportaje

Por qué los pacientes reclaman más apoyo a la innovación incremental de los medicamentos

Representantes del colectivo ven en ella mayor eficacia y eficiencia, facilidad de uso y mejor calidad de vida, especialmente en enfermos crónicos

Defienden que se dé una mayor visibilidad a este tipo de innovación y quieren más participación de los propios pacientes en la toma de decisiones

La innovación incremental es un proceso de mejora de los medicamentos ya existentes, menos llamativo que el de la innovación radical pero no por ello menos importante. Dicho de forma sencilla, es un cambio que afecta a los fármacos que ya utilizamos mejorándolos en función de las necesidades y demandas de los propios pacientes y médicos y con el fin esencial de facilitar el uso y la eficacia, la eficiencia y, en especial, la calidad de vida de las personas. Se da la paradoja de que, más allá de los colectivos más beneficiados, la sociedad en general e incluso las propias administraciones sanitarias no valoran en su medida el alcance y la mejora que esta innovación aporta. Las pacientes, sin embargo, lo tienen claro.

“Los grandes beneficios de la innovación incremental podrían resumirse en cuatro: mayor rapidez de actuación, facilidad de uso y mejoras en la eficacia y en la adherencia de los tratamientos. Además, a través de la innovación incremental se pueden descubrir también nuevas vías de administración de medicamentos, mejoras en la seguridad o posología, así como la combinación de dos o más principios activos que nos permitan un uso más eficaz e incluso nuevas oportunidades terapéuticas para grupos diana que, si bien inicialmente no tienen resultados, sí responden a la combinación de varios principios activos”, valora Juan da Silva, vocal de la Junta Directiva de la Plataforma de Organizaciones de Pacientes y presidente de la Federación Española de Fibrosis Quística (FEFQ).

“En fibrosis quística -continúa- tenemos varios ejemplos que han ayudado a mejorar la adherencia y la calidad de vida. Uno de ellos han sido las concentraciones de enzimas pancreáticas, ya que esto ayuda de forma considerable a aquellas personas, sobre todo adultas, que tenían que tomar diez pastillas en una comida y ahora, con las nuevas concentraciones, han pasado a tomar solo dos. Otro ejemplo es el de los tratamientos antibióticos con presentaciones nebulizadas, que evitan ingresos hospitalarios, o los tratamientos por vía intravenosa, que se administran directamente a los pulmones sin afectar al resto de órganos”.

Sabías que...
la innovación incremental de los medicamentos

puede suponer mayor rapidez de actuación, facilidad de uso y mejoras en la eficacia y en la adherencia de los tratamientos

Disponer de alternativas terapéuticas con las que personalizar e individualizar el tratamiento de los pacientes y dar respuesta de manera más satisfactoria a las necesidades de personas con patologías que necesitan avances para mejorar su calidad de vida es, por tanto, otra de las fortalezas de la innovación incremental. Así lo ve el presidente del Foro Español de Pacientes, Andoni Lorenzo, quien subraya que este tipo de innovación es necesaria para los pacientes, sobre todo para los crónicos. “Al final estamos vinculados a un tratamiento y muchas veces el día a día, por la presentación de muchos de estos medicamentos, se hace complicado. Bien por la patología que tiene el paciente, bien por la rutina de nuestra vida, lo que buscamos los pacientes son innovaciones que nos hagan ganar calidad de vida”, sostiene.

“La innovación incremental supone ahorro y eficiencia al Sistema Nacional de Salud (SNS), ya que contribuye a una mayor adherencia y cumplimiento del tratamiento y, por ende, a un menor riesgo de complicaciones, lo que deriva en esa reducción del uso de otros recursos sanitarios”, explica Juan Francisco Perán, presidente de la Federación Española de Diabetes (FEDE). Aunque la innovación incremental es muy importante para muchos pacientes en general y para las personas con diabetes en particular, reflexiona Perán, es una gran desconocida para la población en general. “Y es importante analizar esta situación, pues, en los últimos diez años, aproximadamente el 40% de los medicamentos que han llegado se ha hecho a través de este tipo de innovación”, recuerda.

Información contra el desconocimiento

Precisamente para combatir este desconocimiento, Farmaindustria realizó un vídeo divulgativo que resume, en apenas dos minutos, qué es la innovación incremental de los medicamentos. A través de unas sencillas ilustraciones con ejemplos de tratamientos y que representan el valor que estos avances tienen para los pacientes, profesionales y sistema sanitario, la pieza audiovisual pretende llevar esta información a todos los públicos de una forma sencilla, asequible y amena.

En dicho vídeo se explica, entre otras cuestiones, que la llamada innovación incremental es la continuación natural de la innovación transformacional y se puede clasificar en seis grandes grupos: medicamentos que suponen una evolución de otro ya consolidado y que mejoran su eficacia o tolerancia en determinados pacientes; medicamentos que unen varios principios activos en un solo fármaco, para evitar la toma de muchas pastillas; medicamentos que modifican su forma farmacéutica para facilitar su toma en determinados grupos de pacientes; medicamentos que se usan para enfermedades distintas para las que fueron creados, pues al utilizarse en la práctica clínica se revelan útiles para otras patologías; medicamentos que incluyen dispositivos que facilitan su uso, y medicamentos que incorporan aplicaciones digitales para mejorar su control y seguimiento.

¿Qué es la innovación incremental de los medicamentos?

En este sentido, representantes de organizaciones de pacientes entienden que es necesario que se dé más visibilidad a la innovación incremental desde las administraciones públicas, mediante campañas informativas sobre su valor, como sugiere el presidente de la FEDE.

Otra demanda es una mayor participación de los pacientes en la toma de decisiones, desde la investigación y desarrollo de esta innovación hasta la financiación por parte de la Administración. “Las autoridades sanitarias deciden qué, cómo y cuándo se puede disponer de un fármaco en el SNS, y precisamente por ese motivo es muy importante que tengan también en cuenta el conocimiento de los pacientes -señala Da Silva desde la POP-. Hay mucha información al respecto que los pacientes que necesitamos esos fármacos podemos trasladar, no sólo sobre las mejoras que pueden aportar a nuestra vida sino también sobre los posibles efectos adversos o interacciones con otros tratamientos. En este sentido, reclamamos que se potencie y se invierta en innovación, porque gracias a ella los pacientes podemos vivir más y mejor”.

Sabías que...
cuando un paciente tiene problemas para tomar un medicamento

las compañías farmacéuticas desarrollan nuevas fórmulas y presentaciones para facilitar el uso y mejorar su calidad de vida

Participación para impulsar la innovación incremental

Lorenzo, del Foro Español de Pacientes, propone introducir la innovación incremental de los medicamentos como un asunto más dentro de la agenda habitual de las organizaciones de pacientes en sus conversaciones con las administraciones sanitarias, a la altura de cuestiones como la prevención, la inversión en sanidad, el fortalecimiento de la atención primaria o el acceso a los nuevos medicamentos. “Es un tema que debemos poner en boga para tenerlo en el radar; es algo que importa y preocupa a los pacientes y, por tanto, que debe acabar llegando a la Administración para que lo valore como merece. Hay que añadirlo al argumentario de la sanidad española”, afirma.

Los representantes de estas organizaciones de pacientes proponen implicarse de una manera activa en el impulso de la innovación incremental por varias vías. Una de ellas sería la apertura de canales directos de comunicación entre las asociaciones de pacientes y las compañías farmacéuticas para hacerles llegar directamente propuestas propias de mejora de tratamientos, sugiere el presidente del Foro Español de Pacientes. “Con este diálogo directo, podríamos dar normalidad a esta innovación y, a la vez, otorgarle el valor económico que hoy por hoy no le reconoce la Administración”, asevera Lorenzo.

Otra idea es divulgar entre sus asociados los estudios e informes que avalan el valor de la innovación incremental en materia de adherencia, resultados en salud y mejoras en la calidad de vida. “Somos los pacientes los que convivimos día a día con una enfermedad, en este caso crónica, de modo que somos los que mejor conocemos en qué aspectos de nuestra vida nos afecta, qué se puede mejorar y qué necesidades tenemos. Actualmente seguimos trabajando por que los pacientes no solo participen de forma pasiva en las agencias evaluadoras de medicamentos (aportando comentarios y observaciones al final del proceso), sino que puedan participar de forma activa en el seguimiento del proceso de un medicamento de principio a fin”, recuerda el vocal de la POP.

Para cerrar el círculo, demandan a las compañías que lideran este tipo de innovación más acciones a través de las que explicar a las asociaciones de pacientes qué es la innovación incremental y cómo puede beneficiarles.

© 2021 FarmaIndustria Todos los derechos reservados