Noticias

“El compromiso social de la industria farmacéutica es sólido y coherente”

Lo que la sociedad espera de las compañías farmacéuticas es que investigue y desarrolle nuevos medicamentos y que contribuya a que lleguen a los pacientes que los necesitan, sostiene Farmaindustria

La Asociación participa en la 2ª Semana de la Responsabilidad Social Global, donde defiende el valor sanitario, económico y social que aporta el sector
  •  
Madrid, 10.11.2020
Francisco J. Fernández, director de Comunicación de Farmaindustria, durante su intervención en la jornada.

Francisco J. Fernández, director de Comunicación de Farmaindustria, durante su intervención en la jornada.

¿Qué espera la sociedad de la industria farmacéutica? “Principalmente, que investigue y desarrolle nuevos medicamentos y que contribuya a que esos medicamentos lleguen a los pacientes que los necesitan”. Así lo entiende el director de Comunicación de Farmaindustria, Francisco J. Fernández, que participó este martes en la 2ª Semana de la Responsabilidad Social Global, que organizan la Asociación Más Responsable y la consultora Ingeniería Social.

Fernández se preguntó qué es para una compañía o un sector ser socialmente responsable, y resumió la respuesta en dos afirmaciones: “Hacer bien aquello que la sociedad espera de ti y aportar valor, que no sólo ha de ser económico”. Por tanto, propuso, al hablar de responsabilidad social habría que responder no sólo al qué, sino al para qué. En el caso de la industria farmacéutica puso el ejemplo de la actual crisis sanitaria, en la que las grandes demandas de la sociedad a las compañías farmacéuticas son que dé cuanto antes con un tratamiento o vacuna eficaz contra el coronavirus y que garantice el suministro, tanto de los medicamentos para todas las enfermedades que han venido haciendo falta durante de la pandemia como de las vacunas contra la Covid-19 cuando éstas se aprueben. “¿Por qué? Pues porque de nada serviría dar con el mejor medicamento si éste no llegara luego al paciente que lo necesita. El para qué, de alguna manera, da sentido al qué”, señaló.

Sobre esta base apoyó su reflexión acerca de la responsabilidad social en el sector farmacéutico, tanto desde la perspectiva global como desde la de España. Con respecto a la demanda de investigar y desarrollar nuevos medicamentos, defendió como positiva la respuesta de la industria, dado que hoy más del 90% de los medicamentos están desarrollados por las compañías farmacéuticas, y en el caso de España el 80% de los ensayos clínicos son promovidos por la industria. “Y la orientación parece la correcta –afirmó-, puesto que los nuevos medicamentos son la clave del aumento de la esperanza de vida en los países desarrollados. Algunos estudios les otorgan hasta el 73% de ese incremento”.

Con respecto a la segunda demanda, que los medicamentos lleguen a quienes los necesitan, Fernández destacó el diálogo y la capacidad de cooperación de la industria con la Administración en el ámbito del acceso al fármaco y la sostenibilidad de las cuentas públicas. Así, recordó el convenio de colaboración entre el Gobierno y Farmaindustria en los últimos años, la proliferación de soluciones vinculadas al pago por resultados y techos de gasto o las medidas relacionadas con el uso adecuado de los medicamentos, es decir, la eficiencia.

Formación, transparencia, cuidado del medio ambiente

A partir de estas premisas esenciales, analizó otros valores que aporta el sector a la sociedad. Los hay económicos, que van desde la capacidad de ahorro e incremento de la productividad que implican los nuevos medicamentos hasta el peso industrial del sector, que en España es líder en I+D industrial (lo que a su vez dinamiza el tejido investigador público), en producción y exportación de alta tecnología y en empleo de calidad.

Y los hay de tipo social. Estos incluyen “el apoyo a la formación continuada de los profesionales sanitarios y a las organizaciones de pacientes, que contribuyen a mejorar la calidad del sistema sanitario y el cuidado de la salud; la transparencia, donde el farmacéutico es un sector pionero dentro del compromiso con las buenas prácticas; el cuidado del medio ambiente, donde las compañías farmacéuticas lideran el Sigre, sistema que se ocupa de tratar los residuos de medicamentos y que promueve la economía circular, e incluso otros aspectos con gran demanda social, como la apuesta por el talento femenino”.

Fernández insistió en que la mayoría de estos valores se asientan sobre las dos grandes demandas sociales sobre el sector: la I+D de nuevos medicamentos y la contribución a que lleguen a los pacientes. “Es lo que da coherencia al compromiso social de la industria farmacéutica –explicó- y define el camino por el que debe evolucionar, en tanto lo que hace este sector, el medicamento, es la base para el cuidado de la salud y ésta, como muestra la actual pandemia, está ligada estrechamente al bienestar económico y social de la sociedad”.

“Queda mucho por hacer en todos los ámbitos en los que operan las compañías farmacéuticas –concluyó Fernández-, pero su compromiso social es sólido y coherente, y no hay duda de que hablamos de un sector de vanguardia que constituye una oportunidad para un país moderno como España desde el triple punto de vista sanitario, económico y social”.

Para más información

Departamento: Comunicación Farmaindustria

Correo Electrónico: prensa@farmaindustria.es

Teléfono: 915 159 350

Web: https://www.farmaindustria.es/web/prensa

© 2022 FarmaIndustria Todos los derechos reservados