Noticias

Garantizar el mejor acceso de los pacientes europeos a los nuevos medicamentos pasa por crear un ecosistema que favorezca la innovación en la UE

La colaboración entre todos los agentes del sector sanitario, como ha demostrado la pandemia, es clave para lograrlo

Expertos coinciden en que la industria farmacéutica es uno de los activos más importantes para el progreso científico y económico en el continente

Representantes de la Comisión Europea y de compañías farmacéuticas participan en un foro del ‘Financial Times’ y Efpia sobre innovación biomédica
  •  
25.01.2022

Hannah Kuchler (‘Financial Times’ y moderadora), Sandra Gallina (directora general de Salud y Seguridad Alimentaria de la CE), Stefan Oelrich (presidente de la División Farmacéutica de Bayer) y Bill Anderson (CEO de Roche).

La industria farmacéutica es para la Unión Europea (UE), y para un país como España, uno de los activos más importantes para el progreso científico y económico. El sector, con datos de 2020, invierte cerca de 39.000 millones de euros al año en investigación, emplea directamente a unas 830.000 personas (y por cada uno de ellos genera otros tres empleos indirectos), produce por valor de 310.000 millones de euros y aporta casi 122.000 millones de euros a la balanza comercial de la UE de los 28, la más alta generada con respecto a todos los sectores basados ​​en la investigación.

A pesar de las cifras, el sector se enfrenta en Europa a una serie de desafíos de diversa naturaleza (regulatorios, económicos, sanitarios…) que pueden deteriorar su papel protagonista en el progreso del continente tras la pandemia provocada por el coronavirus y que ha dejado afectados a los sistemas sanitarios de los Estados miembros y también a sus economías.

De hecho, la UE ha ido perdiendo peso en este terreno en las últimas tres décadas no sólo frente a Estados Unidos, sino también ante mercados emergentes como China o India. Hoy, el 47% de los medicamentos se desarrollan en Estados Unidos, y sólo el 23% en Europa, cuando 25 años atrás era al revés. Y no es que la industria farmacéutica europea haya dejado de invertir: entre 1990 y 2017, la inversión en I+D se ha multiplicado por 4,5, pero en Estados Unidos lo ha hecho por 9.

¿Cuáles son las barreras actuales que dificultan la innovación farmacéutica en Europa? ¿Cómo pueden la nueva Estrategia Farmacéutica Europea y la Estrategia Industrial de la Comisión Europea (CE) apoyar un ecosistema de investigación que garantice la llegada de la próxima generación de tratamientos? ¿Qué se puede hacer para asegurar un acceso sostenible a la innovación biomédica en Europa?

A estas y otras preguntas han intentado responder este lunes representantes de la CE y de compañías farmacéuticas en un foro sobre innovación farmacéutica en la UE, organizado por el Financial Times con el apoyo de la Federación Europea de Asociaciones de la Industria Farmacéutica (Efpia), a la que pertenece Farmaindustria.

En el encuentro, todos coincidieron en que el principal desafío es garantizar que los medicamentos innovadores lleguen a todos los ciudadanos europeos. Y el camino para lograrlo es crear un ecosistema que favorezca la innovación biomédica dentro de nuestras fronteras.

No ha habido tanto diálogo como hasta ahora entre las autoridades sanitarias y las compañías farmacéuticas”, destacó Stefan Oelrich, presidente de la División Farmacéutica de Bayer, en el contexto de la lucha contra la pandemia. “Ahora se está entendiendo más que nunca el valor de nuestro sector”, añadió, algo con lo que coincidió Sandra Gallina, directora general de Salud y Seguridad Alimentaria de la CE: “La industria farmacéutica es clave para salvaguardar la salud de nuestros ciudadanos. Debe sentirse apreciada”.

Y es que la colaboración entre todos los agentes del sector sanitario es clave para crear el citado ecosistema. La pandemia -como destacaron los expertos- ha impulsado muchos acuerdos y asociaciones constructivas y productivas. Sin embargo, el acceso desigual a tratamientos innovadores en toda Europa exige un mayor énfasis en la cooperación entre la industria, los responsables políticos y los reguladores, apuntaron.

En esta línea, el CEO de Roche Pharmaceuticals, Bill Anderson, puso como ejemplo para mejorar la llegada de medicamentos a los pacientes europeos el proceso de evaluación centralizado, en el que se duplica el trabajo de las agencias reguladoras -europea y nacionales-, dando lugar así a un retraso en el acceso. “Las vacunas para el coronavirus han sido una clara muestra de que se pueden agilizar los procesos. La UE tiene las capacidades para resolver estas cuestiones y ese debe ser el camino”, concluyó Anderson.

La importancia de la transformación digital

La portavoz de la CE apuntó que la digitalización será crucial para alcanzar estos objetivos de innovación y acceso a nuevos tratamientos: “Lo va a cambiar todo. La industria farmacéutica en Europa puede beneficiarse enormemente de herramientas y recursos digitales innovadores para ahorrar en los costes de I+D. Pero este ahorro no es lo más importante; la digitalización proporcionará una innovación de mayor calidad y respaldará un mejor acceso a los tratamientos”.

En opinión de Efpia, es fundamental que se utilicen la futura Estrategia Farmacéutica Europea y la Estrategia Industrial para mantener y desarrollar un marco regulatorio sólido y predecible, aprovechar el valor que aportará la digitalización y garantizar un ecosistema de innovación basado en incentivos y protección de la propiedad industrial.

Precisamente, algunos de los planteamientos que hace la Estrategia Farmacéutica y que deberán concretarse a lo largo de este año generan dudas sobre esto último. Así, la CE propone vincular los incentivos para la investigación de fármacos a su disponibilidad en todos los países de la UE, cuando la decisión de incorporar un fármaco al sistema de salud corresponde a cada Estado miembro. También propone circunscribir esos incentivos sólo a medicamentos para necesidades médicas no cubiertas, con lo que si se desarrolla un medicamento en una patología que ya dispone de un tratamiento, aunque sea claramente mejor que el existente, no se beneficiaría de tales incentivos. Efpia reclama sensibilidad y diálogo entre autoridades e industria para que la citada Estrategia sirva realmente para impulsar la I+D en la región y no suponga un paso atrás que reduzca su papel en el ámbito global.

Para más información

Departamento: Comunicación Farmaindustria

Correo Electrónico: prensa@farmaindustria.es

Teléfono: 915 159 350

Web: https://www.farmaindustria.es/web/prensa

© 2022 FarmaIndustria Todos los derechos reservados