Noticias

La industria farmacéutica europea reafirma su compromiso contra la resistencia a los antibióticos, un problema complejo que requiere de medidas urgentes

14:09 Farmaindustria
Las bacterias resistentes constituyen uno de los principales retos para la salud pública global, siendo la causa de unas 33.000 muertes en Europa cada año
  •  
Madrid, 15.03.2019

La resistencia a los antibióticos se ha convertido en los últimos años en uno de los principales retos de salud pública a escala global. Solo en Europa se registran cada año 670.000 casos de infecciones resistentes y 33.000 muertes por esta causa cada año, según un estudio del centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades. A escala mundial las estimaciones indican que las bacterias resistentes acabarán con la vida de 10 millones de personas cada año desde ahora hasta 2050.

Pero junto al enorme problema de salud que supone, este problema conlleva también un enorme coste, que asciende en los países europeos, incluyendo aspectos sanitarios y pérdida de productividad, a 1.500 millones de euros anuales, según las estimaciones de la Comisión Europea. El Banco Mundial va incluso más allá y considera que la resistencia a los antimicrobianos (AMR en sus siglas en inglés), de no frenarse, tendrá de aquí a 2050 un impacto mayor que el de la Gran Recesión iniciada en 2008, pudiendo mermar en hasta un 3,8% el PIB mundial y sumiendo en la pobreza a más de 28 millones de personas, en su mayoría habitantes de los países menos desarrollados.

La industria farmacéutica, como agente esencial del sistema sanitario, está firmemente comprometida en la búsqueda de soluciones que permitan, entre todos los agentes implicados, afrontar el problema a través de la investigación, desarrollo y uso adecuado de nuevos y más eficaces medicamentos antimicrobianos, que deben complementarse con otras medidas como la reducción de las infecciones a través de la higiene y la prevención, el uso adecuado de los actuales antibióticos, el fomento de la vacunación, o el control de la liberación de antibióticos al medio ambiente que se produce, entre otros factores, a través de la alimentación del ganado.

El caso de la vacunación es especialmente significativo, ya prevenir las infecciones es muy importante para combatir las resistencias, y por eso la vacunación constituye un elemento esencial en la lucha contra este problema, puesto que si la población está vacunada, el número de infecciones es mucho menor y la posibilidad de uso inapropiado de antibióticos también disminuye.

No obstante, se trata de un problema complejo cuya solución, como ocurre con todos los desafíos de salud pública, solo puede lograrse con el concurso de todos los agentes que participan en la cadena sanitaria: profesionales sanitarios (médicos, veterinarios, farmacéuticos y profesionales de enfermería), administraciones sanitarias, industria farmacéutica y pacientes.

Necesidad de un nuevo modelo económico

Al mismo tiempo, tal como ha puesto de relieve en un reciente artículo Nathalie Moll, directora general de la Federación Europea de la Industria Farmacéutica (EFPIA), junto a las medidas de prevención de las infecciones, el uso apropiado de los antibióticos y la dimensión medioambiental, resulta “crucial poner de relieve la necesidad de nuevos modelos económicos y de incentivos con el fin de impulsar la investigación y desarrollo de nuevos antibióticos y vacunas contra patógenos resistentes”.

En este sentido, y en línea por lo recomendado por organismos como el G20, ha llegado el momento de establecer un nuevo escenario que permita impulsar la I+D de nuevos medicamentos contra las bacterias resistentes a través de herramientas como  las plataformas de colaboración público-privadas, las becas de investigación, las bonificaciones fiscales, la extensión de los derechos de venta en exclusiva, los incentivos para facilitar la entrada en el mercado o la evaluación del valor real que aportan los antibióticos a la sociedad.

En cuanto al desarrollo de nuevos antibióticos, constituye a su vez un reto complejo y arriesgado. Como es lógico, la investigación de la industria farmacéutica aspira a obtener un retorno desde el punto de vista científico, de manera que los nuevos antibióticos sean realmente más eficaces en su cometido de eliminar microorganismos que afectan a los pacientes; pero también necesita obtener un retorno a la inversión que requiere el proceso de investigación y desarrollo de un medicamento.

Sin embargo, obtener este tipo de retorno es especialmente complicado en el caso de los nuevos antibióticos porque, por razones sanitarias, estos fármacos se deben circunscribir a un número limitado de pacientes, están reservados para cuando no hay otra solución y por lo tanto en este caso el número de envases que se consumen es muy reducido. Esta realidad no favorece la investigación de los nuevos antibióticos, razón por la cual deben plantearse, de común acuerdo con las autoridades, nuevos incentivos que favorezcan la investigación en este terreno.

“Como el actual modelo económico hace que sea poco atractivo para las empresas innovadoras y los inversores asumir los grandes riesgos y la incertidumbre que supone el desarrollo de nuevos antibióticos y vacunas, necesitamos pensar de una forma diferente”, sostiene Nathalie Moll, que aboga por establecer los citados incentivos para lograr una actividad de I+D de nuevos antibióticos sostenible en el tiempo.

En cualquier caso, la industria farmacéutica sigue trabajando en esta línea como lo demuestra, por ejemplo, su implicación en el proyecto de la Iniciativa Europea de Medicamentos Innovadores (IMI) New drugs for bad bugs (Nuevos medicamentos para microbios malos) que busca incentivar la investigación de nuevos antibióticos y mejorar el conocimiento sobre los agentes patógenos. La iniciativa está dotada con 700 millones de euros, de los que la mitad proceden de compañías farmacéuticas.

Para más información

Departamento: Comunicación Farmaindustria

Correo Electrónico: prensa@farmaindustria.es

Teléfono: 915 159 350

Web: https://www.farmaindustria.es/web/prensa

© 2023 FarmaIndustria Todos los derechos reservados